Los Juegos Olímpicos de Pekin 2008 son un escaparate a través del cuál China quiere mostrarse al mundo. Pero, ¿qué es lo que quiere mostrar exactamente?.El gobierno chino no desaprovechará la ocasión para exhibir la pujanza económica de su país, su desarrollo tecnológico, su tremenda capacidad organizativa y tampoco nos cabe ninguna duda de que hará todo lo posible para ocultar la otra realidad de China. Allí se producen más ejecuciones que en ningún otro lugar del mundo, y la pena de muerte se aplica sobre 68 delitos tipificados en el código penal chino, entre los que se incluyen varios delitos violentos como el atraco, la violación y el asesinato, además de algunos no violentos, como delitos económicos y aquellos relacionados con drogas. Actualmente China es el mayor ejecutor del mundo. Allí se llevan a cabo el 65% de todas las ejecuciones del mundo, mediante un disparo, habitualmente en la nuca y también con frecuencia creciente, por inyección letal.

En 2006, fueron ejecutadas al menos 1.010 personas, aunque otras fuentes elevan la cifra a entre 7.500 y 8.000, con prácticas tan escalofriantes como la extracción inmediata de los órganos de los ejecutados. Desde 1996, año en que se introdujo la inyección letal junto con reformas de la Ley Penal, se han utilizado decenas de camionetas itinerantes de ejecución. De esta forma, los órganos del ejecutado pueden mantenerse vivos durante más tiempo y pueden ser extraídos para transplantes. Amnistía Internacional ve con preocupación que el beneficio económico proveniente de estos transplantes pudiera llevar al incremento de las ejecuciones en el país. También se reprime a los periodistas, se censura Internet, se encarcela y se tortura por opinar o disentir.

Las propias autoridades chinas prometieron mejoras en los derechos humanos si su candidatura olímpica era elegida: ahora deben demostrar al mundo que cumplen esa promesa. Mucha gente, dentro y fuera de China, espera que los Juegos Olímpicos impulsen una era de cambios en el gigante asiático, pero se necesita mucho más para mover a ese gigante. Paradójicamente, según la organización, en abril de 2001, el vicepresidente del Comité de la Candidatura Olímpica Pekín 2008, afirmó que si se permitía que Pekín albergara los Juegos Olímpicos, el gobierno chino contribuiría al desarrollo de los derechos humanos. Demuestra a las autoridades de China que para ti los derechos humanos no son un juego.

Maika Etxarri Yábar socia de A.I.